Mi vida antes del doodling era completamente diferente. Tenía un trabajo, que no estaba mal y que me venía genial para pagar mis facturas. No había sido mami aún, por lo que tenía tiempo libre para mí. Viajaba, salía con amigas, tenía varias pasiones, la fotografía, la cocina, las manualidades, el yoga…los que me conocen saben que siempre estaba probando cosas nuevas, soy una mente inquieta que no para de soñar. Puedo decir que lo tenía todo para ser feliz. Pero no lo era del todo. Sentía que tenia un vacío que necesitaba llenar.

Cualquier excusa era buena para crear. El cumpleaños de una amiga, las bodas de mis amigos, mi propia boda, el nacimiento de mi primer hijo…siempre sentía la necesidad de hacer las invitaciones, preparar un regalo original y creativo para mis amigas, hacer la ropa de mi bebé…necesito sentir la sensación de que he creado algo desde cero, que es completamente mío. Poner todo mi maquinaria creativa a funcionar, pensarlo, crearlo, probarlo, ver como queda…La sensación de hacer feliz a alguien con algo que has creado tú es increíble. Esa sensación iba creciendo, el trabajo cada vez era más pesado, no me permitía tener nada de creatividad y me aburría muchísimo. Cada vez me llamaba mas la idea de hacer algo por mi cuenta, de emprender, crear mi propio negocio, ¿pero de qué?

motivacion havingfun

Desde siempre me ha llamado muchísimo la atención el mundo de la ilustración y el diseño pero desde pequeña crecí con la idea de que no sabía dibujar. Que eso era para las personas que tienen un «don», que tienen talento, que es algo con lo que se nace. Y yo no había nacido con él. Sin embargo dibujar es como cocinar o escribir, todos sabemos hacerlo…no nacemos con ello aprendido, pero nos enseñan y poco a poco, equivocándonos muchas veces, y acertando otras tantas, vamos aprendiendo.

Si preguntas en una clase de niños de 5 años cuantos dibujan, probablemente todos levantarán la mano, si preguntas esto mismo en una clase de niños de 8 o 9 años, serán unos cuantos menos, y con unos 12 o 13 años sólo levantaran la mano uno, dos o ninguno. Con el paso del tiempo vamos siendo mas críticos con nuestros dibujos, y dejamos de dibujar. O nos salen perfectos a la primera o no valen. Vamos asumiendo que dibujar es materia reservada para unos pocos, lo cual es una pena, porque sin querer nos cerramos puertas. En mi caso yo sola me cerré la puerta a diseñar o a ilustrar…por unas ideas preconcebidas completamente erróneas.

He dado mil vueltas durante varios años buscando aquello que me llenase tanto como para emprender con pasión. Empecé a formarme en aquello que llamaba tanto mi atención, el diseño gráfico, y ví que no era necesario dibujar para diseñar…haciendo diseños de una foto o usando los recursos de otros diseñadores podia hacer cosas bastante decentes para una principiante. Pero necesitaba más.

Quería crear diseños 100% míos. Con mi esencia, mi estilo y mi forma de hacer las cosas.

Así fue como un buen día decidí probar con esos dibujos tan cercanos, patrones de líneas curvas y rectas, que me ayudaron a coger confianza en mi misma, a ir probando cada día algo nuevo, a superar pequeños retos, y a descubrir una nueva faceta que desconocía de mi misma. Fue como una liberación, ya no existían barreras para dar rienda suelta a mi creatividad. Tenía la posibilidad de crear diseños, productos, ilustraciones, con mi propia personalidad.

Estas son mis 5 ventajas que encontré practicando el arte del doodling:

1.- Encontré una forma accesible de CREAR, sin muchos materiales, sin mucha técnica, en poco tiempo.

En otras ocasiones me había ocurrido que a la hora de empezar a crear eran necesarios muchos materiales diferentes, o tenía que aprender como se hacía…y eso me echaba para atrás. Mi vida con dos niños pequeños no dejaba mucho tiempo libre y necesitaba algo que fuera fácil y sin muchas complicaciones. Los dibujos doodle sólo necesitan de una libreta y un rotulador de punta fina. Justo! Parecían hechos para mí, como venidos del cielo en ese momento de mi vida. Con los doodles podía dibujar mientras daba el pecho o mientras el mayor se entretenía dibujando conmigo.

2.- Dibujar doodles se había convertido en MI MOMENTO

Dibujar doodles es mi terapia. Es el momento en el que me olvido de todo y sólo me centro en el diseño del doodle. Mientras dibujo se me van ocurriendo cosas sobre las que escribir en el blog, como hacer un dibujo o cuales son los productos que quiero tener en mi tienda. Es mi momento de inspiración.

3.- Perdí el miedo a dibujar

Antes era ponerme frente a un papel en blanco y ponerme a temblar. Dibujar era sólo para unos pocos (que equivocada estaba). Pero ahora me atrevo con casi todo. Algunas veces el primer dibujo sale mal, pero al final sale, Estar relajado ayuda a que las cosas salgan mejor, y bajar el nivel de exigencia a disfrutarlo. Ya no busco la perfección en mis dibujos. La imperfección los hace cercanos, divertidos.

4.- Los doodles me permiten hacer diseños 100% originales.

Los doodles pueden convertirse en diseños de una forma muy sencilla. Una vez que los digitalizas puedes modificarlos, cambiar el color, usarlos en fotos, para diseñar tus propias telas, tus sellos, personalizar tu blog con banners, diseñar la cabecera de tu blog…las posibilidades son infinitas. Antes tenia que buscar recursos digitales en google, y ahora puedo hacerlos yo misma!

5.- Los dibujos doodle tienen infinitas posibilidades. Mi creatividad crece con ellos.

Por fin he encontrado algo que me permite probar y probar diferentes cosas y así no cansarme. Puedo mezclarlos con tantas técnicas diferentes que veo infinitas posibilidades en ellos. Creo que están creciendo conmigo y se están transformando, hasta convertirse en mis propios doodles. Son mi excusa perfecta para crear sin parar.  Los retos creativos que vemos en Instagram ayudan a no dejar de dibujar doodles y por experiencia he visto que cuánto mas dibujo más cosas diferentes voy haciendo. He notado que mi creatividad es mayor.

Los doodles me han despertado infinitas posibilidades de crear. Son mi fuente de inspiración. Cada vez los veo en mas sitios y veo que los usan cada vez mas ilustradoras.

Si te apetece practicar el doodling, y no sabes por donde empezar, suscríbete mas abajo al newsletter, y recibirás un video para hacer un mandala-doodle. También puedes unirte a nuestro grupo de Facebook, estamos en #hfdoodling. Te esperamos!

Ahora tu también puedes probar qué es esto del doodling: Para quieres empezar suscríbete al newsletter. Recibirás un VIDEO SOBRE HACER UN MANDALA DOODLE. Prueba, te va a encantar el resultado. No será el primer mandala que hagas, estoy segura!

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.

Pin It on Pinterest

Share This