Claro, como muchos de vosotros también tenía miedos para emprender. Y los tengo. Lo que pasa que ya los tengo localizados y los miro con otros ojos. No les hago mucho caso o les hago el caso justo. Lo suficiente para que no me paralicen o no abandone y salga corriendo.

 Los miedos son necesarios. Nos vienen de cuando vivíamos en cuevas y teníamos que sobrevivir. Si no los hubiéramos tenido nos habrían comido los animales y nos habríamos extinguido. Pero no estuvimos todo el rato metidos en la cueva por culpa del miedo. Menos mal que contraria a la fuerza del miedo, hay otras fuerzas, como la pasión, la curiosidad, el querer saber…y siempre había alguien del grupo que era más atrevido. Gracias a eso hemos evolucionado.

Los miedos como digo son necesarios, pero en su justa medida, para que podamos avanzar. ¿Y como hacer que el miedo no te paralice? ¿Como superar los miedos para emprender? Localizando tus miedos y sabiendo lo que te pasa en cada momento.

He puesto nombre a mis miedos, es mi forma de hacerlos más amigables. Los nombres están escogidos al azar, no es porque conozca a nadie con ese nombre ni nada parecido. Por favor, que nadie se sienta ofendido.

Los miedos que me frenan para emprender son:

 

 

LEANDRO, MI MIEDO A NO GUSTAR. EL MIEDO QUE TE HACE NO DIFERENCIARTE.

Leandro es muy pesado, está todo el rato hablando y tiene mucho miedo a ser rechazado por el grupo. No para de decirme que haga las cosas como los demás, para que sea aceptada. ¡Pero…así es imposible diferenciarme del resto, que es lo que necesito para crear una marca que perdure en el tiempo! Pero claro, el quiere estar en su zona de confort, y no sentirse señalado.

No soporta hacer las cosas mal.

No quiere ser diferente.

No quiere que le señalen

Te dice que no lo vas a conseguir, que los demás son mejores y que mejor ni lo intentes.

Todo el rato repite:

«no sabes hacerlo»

«no tienes ni idea»

«necesitas hacer mil cursos mas antes de lanzarte»

Es el que te hace pronasticar todo el rato en busca de su tranquilidad

Cuando aparece le digo, «Leandro, no es para tanto, si no les gusta pues ya se olvidarán, no soy tan importante». Y es que es muy exagerado el tio.

 

 

MANOLO, EL MIEDO A NO SER SUFICIENTE. EL MIEDO QUE TE HACE NO SER VISIBLE.

Manolo es el miedo más familiar, es el que miedo a no ser ser lo que espera tu familia. Manolo es muy sutil y te sabotea todo lo que haces. Lo que consigues nunca es suficiente, y te hace ir por el camino que crees que los demás esperan de ti.

Te dice que tus ideas son una tonteria

Que mejor te dediques a otra cosa

Intenta que echar por tierra todos tus méritos

Hace que te escondas ante tu familia y ante todos. Pero claro, así no hay forma de hacerte visible.

Todo el rato repite:

«lo que haces es una tonteria»

«que nadie se entere»

«tu no vales para esto»

Yo le digo, «Manolo, si no hago esto me voy a arrepentir toda la vida, así que déjame que me estampe.. Si no sale bien al menos lo habré intentado». A Manolo le gusta cuidarme como un padre, pero si le dejas te agobiará.

 

AMPARO. EL MIEDO A ARRUINARTE. EL MIEDO QUE NO TE DEJA AVANZAR

Amparo es el miedo que te ayuda a sobrevivir. Es el miedo ligado a la supervivencia. Te hace temblar cada vez que gastas un euro en tu negocio. Quiere resultados, no le sirve gastar sólo para  probar. Te hace buscar la total seguridad de que va a salir bien, lo cual es imposible, y sólo consigue dar vueltas.

Quiere asegurarse de que habrá resultados positivos

Sólo quiere gastar si está justificado

Si gastas y no has obtenido el resultado esperado te castiga porque no lo has hecho bien

No te deja aprender de los errores

No te deja arriesgar

No te deja tener foco, te hace ir de una cosa a otra, como pollo sin cabeza

Todo el rato repite:

¿Seguro que eso va a servir para algo?

Eso no, que nos vamos a arruinar

Intenta hacerlo sin gastar, Como «juanpalomo» (yo me lo guiso, yo me lo como

¡¡Cómo te vas a gastar eso! ¡y si no lo vendes?

No le va a gustar a nadie

¿Y si haces otra cosa?

MORTICIA EL MIEDO AL ÉXITO

Este miedo es muy escurridizo. Es el miedo que nunca te planteas que puedas tener, pero lo tienes Ser popular, gestionar una gran empresa, que hacer si no tienes ideas tan buenas como la primera, escribir un segundo libro de éxito. Son miedos que están ahí. Ser un ídolo de masas no es fácil, puede que te pueda la presión. Y te pones excusas para no hacerlo.

MORTI habla poco, pero si habla es sólo para decirte cosas como

«Mejor déjalo, guapa!

«Te estás equivocando»

«No vales para esto, mejor dedicate a lo fácil»

«¿Y si te buscas una nómina?»

Morti es muy lista, sabe como pasar desapercibida. Se esconde. Pero yo le digo «Morti, ya se nos ocurrirá otra cosa, si hemos sido capaces de llegar hasta aquí, sabremos salir del resto». A veces se pone muy dramática.

 

Este post es para poner un poco de humor a esos momentos en los que le das vueltas a todo y no te decides. No terminas de dar el paso. Si te enfrentas a tus miedos se vuelven cada vez mas pequeños, hasta que los simplificas tanto que te dan risa. Ponerles nombres es un poco eso, reírte de ellos y hacer que no sean tan grandes.

Los bloqueos creativos de los que hablo muchas veces no dejan de ser una de las consecuencias de estos miedos. Cuando vas a crear algo te paralizas y te asaltan todo tipo de dudas. Deja los miedos a un lado por un momento, y «atrévete a ser creativa».

Si sueñas en grande, es que puedes crear algo grande.

Uso de cookies

En este sitio web vas a encontrar Doodles, papelería y mucha creatividad. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte promociones relacionadas con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.

Pin It on Pinterest

Share This